miércoles, 1 de septiembre de 2010

Recordándote

Mientras mi soledad
se deleita con tu ausencia,
sonrío al pensar en esos días
cuando me dormía en tus ojos
para despertar en tu boca,
sintiendo míos cada uno
de los centímetros de tu piel.

y es que tú eres la razón
de mis alegrías y mis tristezas
el único que agita mi alma,
mi cuerpo y mi corazón.

Porque cada aunque sé que es por un tiempo
y que muy pronto volverás
te espero aquí en mi silencio
cierro los ojos, toco mi cuerpo
mis dedos se hunden y siento
mi corazón acelerado
mezclado con el tuyo,
el peso de tu cuerpo,
temblando con locura
y ríos de sabia fluyen
desde mis adentros
recordando la calidez
de nuestra pasión...