jueves, 22 de agosto de 2013

Suspiro Final

No tuvimos nada en común
más que un latido,
sincronizado
finito
sin historia, sin futuro
capaz sólo de dejar una herida
que el tiempo borra
como el mar desaparece
a una huella en la arena

No somos, no fuimos
sólo fui y fuiste
de no ser por un latido.

¿Qué vi en ti que me impidió verte?
¿Cuánta luz iluminaba mi pupila?
¿Cuan infantil fue mi sabiduría?
de volcán enardecido
que no entiende
sino de la lava que lo inunda

Fue tu beso, fue tu abrazo,
fue el deseo de saberme tenida,
Sin descanso,
busqué tu sombra a la deriva.

Te busqué incansable como el perro a un amo,
tuve el andar sonriente y el meneo en la cola
Olvidando quien era, para no estar sola.

Estar contigo, me lleno de soledad.