martes, 15 de octubre de 2013

Eternidad

Entonces alargó su mano
y saco de ella un cuchillo
la joven absorta mirando el abismo
el filo del arma en su vientre latiendo
ella sintió cada puñalada
y se estremeció al ver su rostro
era la muerte quien la asesinaba

No comprendía el motivo 
de tal aparición, que apasionada,
continuaba destrozando su cuerpo
dejando salir su sangre en caravanas
mientras se desvanecía entre sus brazos
con intriga le preguntaba 
¿Por qué me llevas a mí?
¿Qué deseas de mi alma?

Pero la muerte disfrutaba
en silencio, liberarla de la carne
y deleitarse en sus colores
sentir el calor de su piel
amarla entre lo oculto
siempre la seguía, la necesitaba,
ansiaba abrazarla con fuerza
fundirse por completo con su ser

La joven de pequeña lo presentía
y se acercaba a la oscuridad
se rodeaba de ella lentamente
y eso le encantaba
de alguna forma disfrutaba
de aquel fatídico encuentro 
sabiendo que sería eternamente libre
con aquella fría sombra 
de cuyo rostro se enamoraba....