domingo, 15 de septiembre de 2013

Al grillo

Quiero estar ahí
donde vives tú, 
tocar tus sonidos
oír tus colores
sentir como sientes
y en medio de la noche 
ver florecer tus melodías al viento 
abrazarte con una sonrisa, 
vivir la experiencia 
de mirar de cerca
como tu voz, errante brilla 
y de estrella susurra
lo que el viento calla.

Me mareas desde lo más hondo,
remueves las cenizas más profundas 
y me haces renacer
sintiendo al fénix salir del pecho
con sus alas y su fuego  
Me alzo desde mis escombros, 
y vuelo libre sobre la ciudad vana 
que hoy me mira asustada entre las sombras
que no entiende mi gozo
la sonrisa del silencio
la mirada contagiosa,
la mano que se extiende.

Todo lo logras 
todo lo llevas 
a un éxtasis de cielo
a un éxtasis de fuego
a un éxtasis de suelo  
siento la miel en la boca, 
me baña por completo 
y puedo oírte 
tocarte, sentirte 
como si yo misma 
fuera una canción, 
mi sangre revive 
y fluye como río 
roja y brillante se acelera 
siento mi lengua acariciar la tuya
desde mi raíz te escucho,
desde mis adentros
desde lo que siento.

No te escondas, no te pierdas 
vuelve a frotar tus alas, 
pequeño grillo que todo lo escucha 
que ahora canta en mi oído 
que estuvo antes en tiempos remotos 
que me sucumbió desde la primera canción
desde la primera palabra, 

Quiero mirarme en tus ojos, 
hundirme en tu agua 
ser parte de la sal que brota de tu cuerpo 
barro en el barro de tu espejo 
escucharte desde el silencio
desde alma y la emoción.